DOCUMENTOS

PLANO DE ALMADÉN

Callejero de Almdén
Callejero de Almdén

SOBRE EL LÉXICO

Mateo Alemán: la visita a las Minas de Almadén
Mateo Alemán: la visita a las Minas de Almadén
Diccionario inédito voces minería S-XVIII
Diccionario inédito voces minería S-XVIII

CAMINO REAL DEL AZOGUE

CASTILSERAS

Análisis jurídico de su incorporación a la Corona
Análisis jurídico de su incorporación a la Corona

ESTUDIO SOCIOECONÓMICO

Estudio Socioeconómico del Valle de Alcudia y Sierra Madrona
Estudio Socioeconómico del Valle de Alcudia y Sierra Madrona

TRABAJO

ACTITUDES INTELECTUALES FRENTE  A LAS CONDICIONES DE TRABAJO  EN LAS MINAS DE ALMADÉN 1760-1860
ACTITUDES INTELECTUALES FRENTE A LAS CONDICIONES DE TRABAJO EN LAS MINAS DE ALMADÉN 1760-1860
El trabajo en las Minas de Almadén, 1750-1855,
El trabajo en las Minas de Almadén, 1750-1855,
Memorias sobre las Minas de Almadén por Agustín de Betancourt
Memorias sobre las Minas de Almadén por Agustín de Betancourt

SISAPO

HIPÓTESIS LOCALIZACIÓN

SISAPO VETUS, SISAPO NOVA

HIPÓTESIS EPIGRÁFICA

MEDICINA

MEDICINA Y MINERÍA EN EL ALMADÉN DEL SIGLO XVIII. JOSEPH PARÉS Y FRANQUÉS
MEDICINA Y MINERÍA EN EL ALMADÉN DEL SIGLO XVIII. JOSEPH PARÉS Y FRANQUÉS
Un testimonio médico sobre las condiciones de vida y trabajo de los mineros de Almadén en la segunda mitad del siglo XVIII
Un testimonio médico sobre las condiciones de vida y trabajo de los mineros de Almadén en la segunda mitad del siglo XVIII

GEOLOGÍA

Los primeros estudios sobre la geología de Almadén
Los primeros estudios sobre la geología de Almadén

MERCURIO

TOXICOLOGÍA DEL MERCURIO. ACTUACIONES PREVENTIVAS EN SANIDAD LABORAL Y AMBIENTAL
TOXICOLOGÍA DEL MERCURIO. ACTUACIONES PREVENTIVAS EN SANIDAD LABORAL Y AMBIENTAL

ARCHIVO MINAS DE ALMADÉN

ARCHIVO PARROQUIAL

LIBROS

MINAS DE ALMADÉN

Memorias de las Minas de Almadén. 1872 por Rafael Cabanillas
Memorias de las Minas de Almadén. 1872 por Rafael Cabanillas
Almadén y sus reales minas en el siglo XVIII. Tesis doctoral de Rafael Gil.
Almadén y sus reales minas en el siglo XVIII. Tesis doctoral de Rafael Gil.

CATASTRO DE ENSENADA

DICCIONARIO MADOZ

RELACIONES TOPOGRÁFICAS DE FELIPE II

FONTANOSAS 1941-2006

GASTRONOMÍA LOCAL

EL QUIJOTE

Para disfrutar con la lectura interactiva del Quijote
Para disfrutar con la lectura interactiva del Quijote

PERSONAJES LOCALES

RAFAEL CABANILLAS MALO

Nace en Almadén el  25 de Octubre de  1778 y muere el 5 de diciembre de 1853 en Madrid, era hijo de Juan Antonio Cabanillas, natural de Saceruela, y de Josefa López de Malo y Andrés, de Campo de Criptana.  Rafael Cabanillas y López de Malo, fue bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora de la Estrella el 28 de octubre de 1778. Durante el curso de su vida cambió la ortografía del primer apellido y del segundo, figurando en la mayoría de los documentos oficiales como Rafael Cavanillas y Malo.

Dadas sus aficiones mineras dominantes y el contacto continuo de su padre con las minas, se decide pasar a Madrid con el objetivo de cursar en los Reales Estudios de San Isidro los conocimientos básicos  para alcanzar la designación del alumno de la Real Academia de Minas de Almadén  (R.O. de 17 de junio de 1798), en donde siguió los estudios como miembro único de la promoción de este año y numero 18 en la relación general de alumnos.  Alcanzó el grado de cadete en este centro  (R.O. de 23 de julio de 1800).

D. Diego de Larrañaga, á su vuelta de Alemania en el mismo año, le instruyó en la geometría subterránea y en la minería, nombrándosele delineante de estas minas en  19 de Mayo de  1802. Durante la azarosa época de la guerra de la independencia, permaneció en el establecimiento, corriendo graves riesgos, prestando grandes servicios y sufriendo extraordinarios apuros.

Tras el conflicto el Gobierno de S.M. recompensó sus méritos en 1815, y le concedió la subdirección de las minas de Linares; pero siendo necesario sus servicios para el restablecimiento de las labores de Almadén, fue nombrado por Real Orden de 5 de marzo de 1816 subdirector y teniente de Superintendente de las minas de azogue de Almadenejos, donde permaneció diez años.

Durante estos años se casó dos veces, su primera esposa fue Dña. Rosa Charrillo quedándose muy pronto viudo, volviéndose a casar el 19 de marzo de 1810 en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Estrella de Almadén con Dña. Beatriz Doz, nacida en 1783 y viuda del Comisario del Real Establecimiento, D. Juan Castells y Betancourt. Tuvieron dos hijos, Rafael (8 de septiembre de 1813) y Manuel (5 de marzo de 1523).

Cuando D. Fausto Elhuyar planteó la legislación de minas de 1825, llamó al Sr. Cabanillas para que ejerciera el cargo de secretario de la nueva Dirección General de Minas, con una asignación anual de 24.000 reales, en el que trabajó con el mayor empeño por espacio de seis años á pesar de lo delicado de su salud, quebrantada en los trabajos mineros. En 3 de Febrero de  1832, ascendió á inspector general segundo, y a primero, en  23 de Abril de  1833, ocupando el cargo de Director General de Minas en 4 de septiembre de  1835 , por muerte de D. Estanislao Peñafiel que sustituyó a D. Timoteo Álvarez de Veriña, el que a su vez había remplazado a Elhuyar a su fallecimiento; siendo nombrado también director de la Escuela de Minas 1835-1841, cuya organización dejó ya preparada el primer director general. También se le considera uno de los puntales para el traslado de la Escuela de Almadén a Madrid (R.O. de 5 y 23 abril de 1835).

En el período que desempeñó el cargo de director general de Minas, giró varias visitas a los establecimientos del Estado y a otros distritos mineros de importancia, haciéndose acreedor por su celo a que la administración le diese las gracias en distintas ocasiones y le nombrara Caballero de la Orden de Carlos III y la concesión en el año 1949 con la Gran Cruz de Isabel  la Católica.

En  1834 fue elegido Procurador a Cortes por la provincia de Ciudad-Real y diputado en las elecciones de 1840, 1843 y 1844. Los cambios de la política le dejaron cesante afines de  1840, y le llevaron nuevamente a la dirección y presidencia del Tribunal Superior de Minas en  23 de Diciembre de  1843, siendo elegido otra vez diputado a Cortes por nuestra provincia en el mismo año, hasta que en  6 de Diciembre de  1846 fue elevado a la dignidad de senador.

La reforma que en este año se hizo en la legislación de minas, fue causa de que la Dirección general del ramo quedase suprimida, reduciéndose las funciones del Sr. Cabanillas desde aquella fecha hasta su muerte a desempeñar el cargo de vicepresidente de la Junta superior facultativa de minería, en concepto de inspector general primero que era del Cuerpo de Minas, y la dirección de la Escuela de Ingenieros; habiendo sido también vocal del Consejo Real de Agricultura, Industria y Comercio. Entre 1835 y 1841 fue director de la Escuela Práctica de Capataces de Minas de Almadén.

 Su labor científica quedó reflejada en una serie de escritos alusivos a sus ocupaciones como ingeniero;  entre ellos, un notable folleto de 1825, en el que defendía la reforma de la Ley minera promulgada entonces;  una memoria sobre las Minas de Almadén presentada en el Congreso Nacional el 5 de abril de 1822, donde defiende la importancia de estas minas y se opone a la propuesta presentada por Francisco Paula del Villar que se basaba en llegar en Almadén a una producción anual de 50.000 quintales, sosteniendo en dicha memoria que en las actuales condiciones de las minas debe fijarse la producción máxima en 21.000 quintales “cuya ruina es inevitable, si la ambición dirige las labores, como olvido del orden y método que debe acompañarlas”; y un luminoso informe acerca del estado de la Minería de España y otro sobre las minas de cobalto del Valle de Gistain, en el Pirineo.  Cabanillas combatía la opinión de los que atribuían al descubrimiento de las minas de América como causa principal de la postración y abandono en que cayó la industria minera de la península al concluir el siglo XVII y a principios del siglo XVIII.

Don Rafael era un hombre de trato cultísimo y afable, ganándose grandes simpatías en las Cortes, siendo muy considerado como profesional y como persona, recibiendo continuas muestras de distinción y aprecio.

Tenía gran afición a la caza y en épocas de descanso y cuando su salud se lo permitía, marchaba a Almadenejos, acompañado de sus hijos Rafael y Manuel, a una finca de su propiedad a disfrutar de su ilusión favorita. Por esta afición y por sus conocimientos cinegéticos, acompañó en varias ocasiones a sus cacerías a los Reyes doña Isabel II y don Francisco de Borbón, Duque de Cádiz.

 

SOFIA REINA RODRIGUEZ

El 22 de marzo de 2009 Día de Almadén, le fué otorgado el título de "Hija predilecta de Almadén" que recibió de manos del Alcalde Emilio Garcia Guisado.

 

RODRIGO PRADOS AVILERO

En el artículo firmado por Francisco Langa, editado en “Vida Manchega” en agosto de 1913, en el que bajo el título “Manchego Ilustre” el autor hace un

magnífico semblante de Don Rodrigo Prados Avilero y describe el merecido homenaje que el pueblo de Almadén le rindió el día 27 de julio de ese mismo año, festividad de San Pantaleón. El acto más relevante de aquella jornada fue el descubrimiento de la placa que daba su nombre a la antigua Calle Mayor de San Juan en la que nació. El Alcalde de la época cerraba su discurso con estas significativas palabras: “¡Loor a este insigne paisano!, Almadén que es culto, honrado y noble, sabrá honrarle, enaltecer su nombre en todo momento y al hacerlo se honra a sí mismo. Felicitaciones a todos.”.

Sin embargo, otros cambios decididos en las décadas de los años 30 y 40, motivaron que al día de hoy Don Rodrigo Prados dé nombre a una conocida Glorieta de Almadén en lugar de a la calle originaria.

La Biblioteca Pública de Almadén ha conservado sus fondos originarios de forma admirable. Ni la Guerra Española de 1936-1939, ni la férrea censura literaria instaurada después, han quebrantado este tesoro bibliográfico, a pesar de contar con innumerables obras “comprometidas” que pudieron haber corrido peor suerte como lamentablemente sucedió en tantos lugares, sobre

todo en los primeros años de posguerra.

Seguramente tuvo mucho que ver en ello la admiración generalizada del pueblo de Almadén y de sus gobernantes hacia la figura de Don Rodrigo Prados, la celosa custodia de sus fondos y su ubicación en la parte más respetada de la institución municipal, su Salón de Plenos.

En el año 1981 la Biblioteca Pública se instala en las nuevas instalaciones de la flamante Casa Municipal de Cultura, tres años después se subdividen sus fondos entre las salas de lectura de adultos e infantil y se incorporan provisionalmente los fondos del Archivo Histórico Municipal. Actualmente la

Biblioteca de Almadén cuenta con un fondo aproximado de 18.000 volúmenes, algo más de 5.000 forman parte de su Fondo Antiguo, constituido fundamentalmente por el legado de D. Rodrigo Prados Avilero.

 



JOSEPH PARÉS Y FRANQUÉS

medicina y minera en almaden siglo xviii
Documento Adobe Acrobat 2.1 MB

JULIO ANTONIO (Antonio Rodríguez Hernández)

JUAN MARTÍN CABEZALERO